La foto que define a Rocío, y tu marca personal

Hay una foto en la que mi hija Rocío tiene dos años y medio que me encanta.

Esa mañana estaba en un momento brainstorming, dibujando a dos manos, con un mundo de papeles esparcidos por la mesa ratonera, por el suelo, hasta por el sofá.

Para captar su alegría y el ambiente, me subí a la mesa y le hice la foto en picado, así se pueden apreciar buena parte de los dibujos.

Está radiante. Mira a la cámara y te sonríe con la boca, con los ojos, con sus rizos castaños.Podría decir que esa foto representa algo de Rocío que para mí es importante.

También podría haber hecho una foto de cada uno de los días en los que ella no quería ir al cole y tenía que arrastrarla por el pasillo, por el jardín y subirla al coche mientras se meneaba con una anguila al grito de:

-¡No quiero ir con la señorita Ana!

Pero entonces yo no estaba con ánimos de fotógrafa.

Aunque te puedo decir que esa escena también representa algo escencial de mi hija. Su carácter decidido.

Cualquiera de las dos imágenes son verdad.

Cualquiera de los dos estados podría definirla.

Pero calculo que ella se ve representada en otras fotos, corriendo en un prado verde, ofreciendo un ramo de flores silvestres, o abrazada a su hermana Azul…

Nadie en esta humanidad puede ser definido en una imagen. Necesitaríamos un álbum entero, y para cuando lo terminamos, ya habrían imágenes nuevas.

Por eso tu marca no te define.

Relájate con eso.
No vas a conseguir que un logo, unos colores y dos o tres fotos plasmen quién tú eres.

Primero porque tú no eres tu marca.

Segundo porque todo lo que experimentas, lo que transmites, lo que sabes, todo eso no lo puedes sintetizar.

Y te digo más, es un trabajo inútil.

Veo profesionales esforzándose con ahínco para lograr definir quienes son para plasmarlo en sus webs.

Entre coachs y servicios relacionados con el desarrollo personal, es bestial la de horas y horas que pasan detallando quiénes son y eso te aseguro que no es la cuestión importante.

La cuestión es centrarte en tu producto o servicio sin identificarte tanto con él.

Definir qué es lo que quieres resaltar para que el usuario conecte con tu marca, sea o no personal, sin creer que te estás jugando tu propia identidad.

Tranqui.

Nunca vas a poder definir quién cuernos eres, ni falta que hace.

Céntrate en qué es lo que quieres que vea de tu cliente y te será más fácil todo lo demás.

CON TU SUSCRIPCIÓN RECIBES UN CORREO (CASI) DIARIO PENSADO PARA VENDER MÁS Y MEJOR. Me gusta vender, así que en cada uno de ellos intentaré que me contrates. Los que quieren darse de baja lo hacen en dos clics. Es muy fácil.

Para cumplir con la RGPD debes aceptar la política de privacidad. Tus datos estarán bien guardados en Mailchimp, que también cumple con la ley de protección de datos.